AUTORES DE CUENTOS, LEYENDAS Y NARRACIONES BREVES

ESTA PÁGINA CONTIENE INFORMACIÓN SOBRE AUTORES DE CUENTOS Y LEYENDAS QUE HAN PUBLICADO EN LEDORIA 

.


BALLESTEROS ALCALÁ, Gil Antonio

     Generalmente, cuando como lector abordo un texto, del autor apenas me interesa saber dónde y cuándo nació -por contextualizarle-, y aun de esos datos prescindo con frecuencia. Si lo que leo me atrapa, continúo leyendo; si no, me pongo a otra cosa independientemente de que el prosista sea ilustre y afamado o me resulte totalmente desconocido.

     Además, debo confesar que los currículos y similares me producen urticaria y me agrian el gesto, pero como escribir sí me gusta y Ledoria es la primera editorial que me ha dado bola, en atención a ello os cuento que nací en 1955 en Toledo (España), donde resido mientras vuelvo a Montevideo (Uruguay), que es donde he pasado los últimos meses.

     De pequeño y hasta que me cambió la voz ayudaba a misa en la catedral y era niño cantor de la Escolanía de los Seises.

     A los 15 años comencé un irregular y discontinuo periplo laboral, salpicado de algunos años y meses sabáticos que siempre me parecieron muy cortos: trabajé como botones, administrativo y entrenador de baloncesto; en el ramo del comercio me desempeñé como sufrido autónomo y monté -en distintas épocas, ya veis que soy muy mayor- una tienda de deportes, una librería y un pequeño bazar que utilizaba para vender a los turistas recuerdos de Toledo, postales y agua, mucha agua porque eso acaeció durante un verano que fue, todo él, muy caluroso; he sido también serígrafo y rotulista, y estuve unos años trabajando con chicos que nacieron con el Síndrome de Down en sus genes; durante el último lustro -que es también el periodo en el que comencé a escribir asiduamente- he recorrido media España realizando encuestas para las principales empresas del rubro;  últimamente he hecho el mismo trabajo en Montevideo, aunque allí ese laburo está considerado como para estudiantes y lo pagan al pedo. Estando acá quiero estar allá porque me enamoré de una uruguaya y, de paso, por si se me pega algo de Benedetti, Galeano u Onetti, y entonces suena la flauta y puedo dedicarme a escribir más o menos profesionalmente, al menos una temporada.

 

     Tengo un hijo muy guapo de 24 años que se llama Piero; es músico, le falta una asignatura para terminar Magisterio Musical y busca alumnos para impartirles clases de guitarra bajo.

     En otro tiempo planté una porrada de árboles, y os ahorro la relación de cursos que realicé porque su número coincide aproximadamente con el de mis mudanzas (entre 19 y 23, hace tiempo que perdí la cuenta exacta) y os aburriría en exceso; no obstante, admito que académicamente me quedé a falta de cuatro asignaturas para terminar la licenciatura de Sociología que imparte la UNED.

 

     No he estado en la cárcel ni en Australia y tampoco he saltado con paracaídas; me repatean y huyo de los gallitos, los superlistos y los pluscuamperfectos (también de las pluscuamperfectas) casi tanto como del corrector de Word, los maltratadotes y los hipócritas. ¿Qué más?

     No he matado a nadie todavía, hace años que dejé de ser agnóstico y abracé la fe del ateismo, voto habitualmente a los socialistas como mal menor y soy bastante perezoso.

     Fumo más de la cuenta cuando estoy, como ahora, en España (en el Uruguay rige la prohibición de hacerlo en recintos cerrados, y allá fumo mucho menos), me gustan a rabiar el buen vino, la cerveza y un montón de platos de la cocina mediterránea, salir de noche, salir de día, leer el periódico mientras desayuno en un bar y que juegue bien el Barça -manque pierda-; en cuanto a sexo, como mi compañera sigue en el Uruguay, a la espera de que el Ministerio del Interior hispano autorice su entrada a España, en el momento de redactar estas líneas llevo casi un mes a pajas.

 

     Respecto al tema literario, en Toledo colaboro lo más activamente que puedo con el Grupo Literario Arrendajos; Ledoria tiene en su catálogo un volumen de relatos cortos del mencionado colectivo: Nuevas Leyendas Toledanas; y editado por Everest está a punto de ver la luz Cuéntame Toledo, que también surgió del grupo. En 2009, además, instituimos nuestro primer premio literario, dotado con 111,11 euros y un fin de semana para dos personas, con masajes incluidos, en el Hotel Hilton de la Ciudad Imperial. Os invito a participar en los de años sucesivos. En Montevideo soy asiduo de la cAsa (no es una errata, lo escriben así) de los Escritores del Uruguay, en la que, con los colegas que allí recalan, me lo paso guay garrapateando relatos.

 

     Actualmente realizo un curso de corrección de textos con la motivación, como cuando empecé Sociología, no sólo de aprender -que también-, sino sobre todo de darme cuenta de lo que no sé y de lo que hago mal, que según compruebo cada día, es mucho; ya comenté anteriormente que lo de las encuestas se paga miserablemente en el Uruguay, con lo que, dado que pretendo establecerme en aquel paisito ocho o nueve meses al año -serían más si el jamón y el aceite de oliva no fueran allí artículos de lujo, y si no hubiera tantas cagadas de perro por las calles-, tanteo las posibilidades que hay en ese sector profesional.

 

     Historias Nuevas del Casco Antiguo de Toledo es el primer libro que me imprimen en solitario, y ojalá mováis el culo y lo pidáis en vuestra librería habitual -o al menos lo descarguéis- para que, a la vez que disfrutáis con su lectura, la primera edición se agote pronto y el editor se ponga contento y saque la segunda lo antes posible. Al tiempo, y como es poco probable que me toque la lotería porque casi no echo, a partir de ahora comenzaré a moverme para que otros atrevidos editores me compren alguna de las tres novelas y otro libro de relatos que, a lo largo de los últimos cinco años, he manuscrito. Quiero decir con ello que si sabéis de alguno que sea majete y se ponga a tiro, porfa, pasadme el contacto y, si la cosa cuaja, prometo inmortalizaros incluyendo vuestro nombre en los créditos.

     No hablo más idiomas que el español y el crútaro. Este último, por cierto, y a pesar de su gran expresividad, ni siquiera tiene gramática ni términos establecidos que puedan traducirse a ninguna otra lengua, y lo inventé para mi exclusivo uso personal una vez que me retuvieron, una fría noche que lloviznaba, en la frontera entre Bulgaria y Turquía. Sólo lo utilizo cuando estoy muy cabreado -o sea, muy pocas veces- o porque algún avieso burócrata me toma (en sentido amplio) como objeto de su sadismo.

     Creo que ya está bien de confesiones por hoy. Deseo que tras leer Historias Nuevas del Casco Antiguo de Toledo disfrutéis de inmejorable salud hasta el final de vuestra vida: más tarde, quizá os empiece a dar igual.

     Ah, mi dirección de correo electrónico para estos temas es: gabalcal @ hotmail.com.

     Chau.


BIENZOBAS CASTAÑO, Enrique

     Enrique Bienzobas nació en Corrales del Vino, un pueblo de Zamora, en 1950. Ha vivido desde los tres años en Vallekas, barrio al que sigue ligado por cuestiones de trabajo, de cercanía y de poesía.

     Licenciado en Historia por la Universidad Complutense ejerce como profesor de Enseñanza Media en un colegio del barrio. Ha publicado tres estudios sobre geografía e historia destinados a los alumnos del antiguo COU, así como algunos trabajos de investigación en la revista Historia 16. La Historia, pues, y aquello que oficialmente se llama Ciencias sociales han sido su materia profesional.

     Sin embargo, un día descubrió la literatura. Desde entonces nunca se aburrió. Primero fueron las novelas populares, aquellas que costaban un duro y dos reales cambiarlas (Marcial Lafuente Estefanía, Eduard Guzman, Silver Kane y tantos otros). Luego, hacia los catorce años, descubrió El lazarillo de Tormes y aquello de que en la alta literatura se podía escribir con soltura lo de “¡hideputa!” cambió por completo su visión del mundo y de la literatura.

     Por eso ha pertenecido a distintos clubes de lectura, sobre todo de novela negra, si bien recuerda con cariño el de la librería Muga de Vallekas, donde se discutía fervientemente (y se sigue discutiendo) de la alta literatura. Ha publicado, durante tres años un blog especializado en el género negro, Liberty. Hoy desaparecido porque nada permanece, todo fluye.

En la actualidad es asiduo a las reuniones de las librerías Enclave de libros (performances, poesía, surrealismo, situacionismo, exposiciones...), La Malatesta (conferencias, mesas redondas, charlas... libertarias) y Traficantes de sueños (Sábados Negros).


LARRIBA, Miguel

   Miguel Larriba (Guadalajara, 1955) es periodista, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. A los 20 años se inició en el ejercicio de la profesión como colaborador de diversos medios de prensa y radio en Madrid. Finalizados sus estudios se incorporó como redactor en la agencia de noticias Logos, de donde, un año más tarde, pasó a la plantilla del diario YA en la que desarrolló la mayor parte de su actividad periodística.

   En 1983 se traslada a la delegación de dicho periódico en Toledo donde ocupó diversos cargos hasta su nombramiento como delegado y redactor-jefe. Durante esta etapa publica más de 400 artículos de opinión sobre la actualidad local y provincial.

   Ha sido miembro del Comité de Redacción de Círculo Financiero de Castilla-La Mancha, boletín confidencial de información económica, y fundador, editor y director de la revista “Travel Toledo”, primera publicación periódica bilingüe (inglés/español), para la promoción turística y cultural de la ciudad y provincia.

   Socio fundador de la Asociación de Amigos del Toledo Islámico, actual Asociación Tulaytula para el estudio fomento y divulgación del Toledo antiguo y medieval, y presidente de la misma, ha sido también fundador y director de la revista “Tulaytula” de investigación histórica y secretario general de la comisión organizadora de los actos de celebración del Milenario de la Mezquita del Cristo de la Luz, en 1999-2000.

   Durante doce años, trabajó como técnico coordinador del Departamento de Actividades Culturales y Comunicación de la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Coautor del libro colectivo “Toledo: La ciudad de la memoria” y director de la revista “Tendencias Toledo”. Premio de Periodismo Ciudad de Toledo 1994 por su artículo titulado “Carta a un imbécil”.

   Fruto de su pasión por Toledo y el deseo de contribuir a su mejor conocimiento, promoción y conservación, es el blog que desde hace unos años mantiene con el título “Mira Toledo” en la dirección de Internet http://miratoledo.blogspot.com.es/

   Mezquita de Bab al Mardum o del Cristo de la Luz

   Toledo imposible (¿Y si la historia no fue como nos la contaron?) (2017)


MARTÍNEZ BALLESTEROS, Antonio

   Antonio Martínez Ballesteros nació en Toledo en 1929. Autor de teatro conocido, con varios premios en su haber, entre ellos el Guipúzcoa (Farsas contemporáneas); Palencia (Retablo en tiempo presente); Castilla-La Mancha (Camila, mi amor); Buero Vallejo (Los enanos improvisan su comedia)…
   Es también fundador del grupo de teatro PIGMALIÓN de su ciudad natal, que en  2016 cumplió sus 50 años de existencia. La Asociación de Autores de Teatro le ha publicado recientemente una selección de piezas coordinadas por Adelardo Méndez Moya, (Desde la cruz del norte, La excelente señora, Camila, mi amor, Tiempo de guerrilla, El oscuro invierno, Farsas contemporáneas y Retablo en tiempo presente), cada obra antecedida de un comentario-crítico por un especialista distinto.
   Anteriormente ha publicado en varias editoriales: Fundamentos (La rueda de la infamia, Querida Edith, Viejos recuerdos de melancolía; y Fantasía con recortes, La comedia de los contrastes); La Avispa (El oscuro invierno, La excelente señora);  Castilla-La Mancha, (Cuatro esposas para un rey, Una historia subversiva); Alhulia (Las siete flaquezas de un varón ibérico, Un incidente sin importancia, Vacío de identidad); Universidad de Murcia (Tiempo de guerrilla); y con motivo de haberle concedido la medalla de Oro de la ciudad de Toledo en 2013 (Desahucio).
   Ha estrenado varias obras de teatro: Pisito clandestino, Matrimonio para tres, Salir en la foto, Camila mi amor, Relato frívolo de una mujer fría, Farsas contemporáneas, Los comediantes, Situaciones, Los placeres de la egregia dama, esta última en Estados Unidos…
   En el campo de la narrativa tiene publicado El homenaje, con editorial Fundamentos; Crónica de los años azules, una edición del ayuntamiento de Toledo; Por debajo de la piel, con editorial Descrito; El teatro conmigo, una historia de su vida literaria con mención de sus estrenos teatrales realizados tanto en España como en el extranjero.
   Además tiene escritas otras dos novelas, La herencia del pariente y Lo que quedó del olvido, de momento anónimas.


PINILLA INFIESTA, Fernando

   Fernando Pinilla Infiesta nació en Gijón en 1962. Ha escrito relatos y reseñas de libros y colaborado en prensa. Es autor de la novela Camino por el que has de andar publicada en esta misma editorial. Vive en Bargas (Toledo) desde hace más de veinticinco años.