ESTA PÁGINA CONTIENE INFORMACIÓN SOBRE LOS SIGUIENTES POEMARIOS

.


HABLANDO DE LA VIDA CON MIS JUGOS GÁSTRICOS

   Hablando de la vida con mis jugos gástricos es un poemario que intenta ser claro sin caer en el prosaísmo, pretende despertar la afición por la poesía en los lectores (estén acostumbrados o no a leerla). Se propone  conseguirlo con el sentido el humor, insistiendo en detalles que se refieren a la vida cotidiana (como el sexo, el amor y la búsqueda de la felicidad), que aborda desde una trascendencia poética no exenta de provocación. Es un libro de poesía muy divertido, profundo, original, filosófico, que sorprenderá al lector. 


LA OTRA MIRADA DEL ESPEJO

  Cada vez que me acerco a escribir sobre las páginas en blanco,
algo de mí se queda impreso en cada fonema, en cada palabra
que surge y cubre de poesía los espacios.
   Necesito escribir, como necesito respirar. Escribir todo aquello que siento y percibo: el olor de las flores, el cielo azul, la sonrisa de mis seres queridos, todo esto me hace libre y me libera de la soledad y la tristeza.
La poesía, tiene el don de transportarnos a lo mejor de nosotros mismos, de mirar con otra realidad las cosas cotidianas, de acercarnos al abismo de nuestros sueños, de crear y recrear imágenes concebidas en la memoria, por eso y por muchas cosas más, la poesía debe formar  parte del equipaje de nuestros sentimientos, de la forma de amar la vida y nuestras . 


POETAS EN TOLEDO, 103 VOCES EN EL SIGLO XXI

  POETAS EN TOLEDO es un artefacto revolucionario: un proyecto para la democratización de la poesía en nuestra ciudad que refleja su riqueza cultural a todos los niveles, sin vetos, tal cual es. Un intento de liberar la poesía , integrarla definitivamente en la sociedad y unir a sus creadores, lejos de ese tópico que perdura del poeta instalado en su torre de marfil.
   Este libro no es, por tanto, una antología (palabra comodín que hemos utilizado ante la ausencia de otra más definitoria): es un deseo y un horizonte nuevo.  Más de 400 poemas -la mayoría inéditos- de 103 escritores con distintas formas de entender la poesía en este siglo XXI, a través de los bares (poetry slam), recitales, micros abiertos o presentaciones de libros. Un diálogo vivo entre diversas generaciones, estilos, influencias y orígenes; la unión necesaria de la poesía oral y escrita.
   Finalmente, la intención de convertirse en una fotografía -y un legado- lo más exacto posible, que refleje la realidad viva, cotidiana, de los poetas que escriben y recitan en esta ciudad ceñida por el Tajo. 


CAMPANAS DE DAMASCO

  Entre tristeza y tristeza, entre llanto y llanto, van naciendo las palabras que agonizan en la garganta y agitan todo el mal en el alma. Así es el hombre, golpea como las olas el mudo acantilado. Pero yo, como ser humano, no puedo no sentir, no llorar; no dejarme llevar por la palabra ahora que el verso agoniza.
   Insisto, yo abrazo el verso aunque me lleve hacia un desconocido destino, sé que mientras me amarre a él sentiré y padeceré. Sé que mientras la palabra me nazca firme y aguda me arrancaré la ira y aplastaré la rabia. Será mi arma. Este arma no hiere la piel y sana mis aires de venganza.
   Los versos son la eterna campana que suena y sonará siempre; mis versos serán las campanas de Damasco, la que verá de nuevo nacer la voz del nazareno de la tierra del Sham, Siria, que sigue enseñando al mundo cómo sujetar la cruz. Amén.

   Ghaleb Zarah Khatib, "el Sirio".


CÁNTIGA. POETAS DE LA PROVINCIA DE CIUDAD REAL. PRIMER CUARTO DEL SIGLO XXI

    He aquí una obra colectiva, una cantiga muy particular lanzada desde el cielo interior, enriquecida con la voz de los poetas de una tierra de paso y sol adrede, locutores del alma manchega, duendes del arte y la palabra, voceadores de siega y corazón, juglares modernos actuales del siglo XXI, donde ni la edad, ni los diferentes estilos les hacen desentonar, ni les separan del todo del lugar de origen, del que sueñan, del que habitan…
    Es tan particular esta muestra de versos, expuesta por los paseadores del primer cuarto del siglo XXI, que la hemos acentuado, Cántiga, para que se diferencie de otras muestras colectivas, tal vez de otras geografías, pero sin perder de vista a los poetas de tierra adentro, hombres y mujeres que se han visto tentados por conocer nuevos horizontes y colinas, incluso muy próximos a su lugar de cuna; horizontes y colinas que a veces han dejado por mentirosos a nuestros lares, y es que las tierras suelen estar muy estereotipadas con su plenitud de llanuras. No hay que olvidar que en los pueblos de La Mancha o en los valles, o en los montes, siempre ha habido volcanes, extintos o en erupción, pero volcanes altamente expresivos, dormidos, cuasi extinguidos, montañas con materia encendida, capaces de rimar y conjugar poemas como cuando un Quevedo, de paso por aquí, conjugó los vocablos “volcán” y “venas”, relacionándolos con el amor y la geografía. 
    En el muy acertado prólogo del escritor y defensor de los libros y bibliotecas Juan Sánchez, director de la BCLM, nos habla de “Una tierra fértil en creatividad, en pensamiento, en capacidad de comunicación”.
    Tierras de adentro, crisólitos lugares habitados por nuestros ricos poetas de una provincia extensa, como a algunos les salen sus poemas, ricos y extensos y, otras veces, sinceros y dolosos, ya que el tiempo en Ciudad Real a los poetas los cincela como viñas y convierte en algo parecido a una figura noble, a un juglar de todo tiempo y condición, pero con alma tierna de espantapájaros de era y trigo. Con todos esos ingredientes, se nos ha quedado una Cántiga muy personal, un coro de llanto y risa en tierra interior, que canta, y se queja, y se estremece toda, donde hace siglos se escucharon unos versos -cantigas- que fueron semilla, recitados por un poeta casi olvidado del medievo, dando lugar a la Leyenda del Trovador, leyenda que ahora nos une y representa.
    José Corredor-Matheos, Félix Grande, Nicolás del Hierro, Amador Palacios, Antonio Gala, Manolita Espinosa, Pedro Antonio González Moreno, Natividad Cepeda, Federico Gallego Ripoll, Luis García Pérez, Paco Caro, Ángela Vallvey, Paco Gómez-Porro…  y decenas de trovadores más entonando de lo lindo. Gracias a todos, incluso a los que no aparecen, pero también están. Otros nuevos y jóvenes troveros se incorporan desde ya y se mueven muy sutilmente en la obra, encendiendo sus personalísimos volcanes, serán  poseedores de sus propias cántigas, porque Ciudad Real no sólo es llanura, tiene fuerza de volcán.
    Actualmente, los poemas están en efervescencia, utilizan las redes sociales tal vez en exceso, se salen de geografías, se ayudan de imágenes, de sonidos, de pantallas y bares, de promoción y autopromoción, la poesía es volcán y llanura dentro y fuera de nuestros caminos y sendas, no hay límites, aunque aquí se los queramos poner, en un último intento de reunir la dispersión creativa de la palabra. Somos cantiga medieval y post libre en Internet. La sociedad actual tuitea el mejor caldo de cultivo para la poesía, y la palabra escucha otros mundos y se hace vida.


ARROZ TRES CARICIAS

   Era Marx el que afirmaba que la economía impulsaba el mundo. Pero algunos siglos antes, Dante sostenía que era el amor el que movía el sol y las demás estrellas. Arroz tres caricias es un poemario en el que se apuesta por el amor como principal ingrediente o cimiento de la vida. Aquí se aspira a que el lector se divierta, aprenda, se emocione, se sorprenda y se vea en el agua transparente de la vida cotidiana que reflejan estos poemas.


NOSTALGIA DEL EDÉN

   El poemario es un canto al planeta Tierra. Canto que recoge principalmente el amor al Edén terreno creado por el Verbo de Dios para la residencia humana acompañado por una denuncia ecológico-social global.
   Denuncia,  movida por un sentimiento espiritual que amplía y enriquece  el concepto puramente material  y científico de la Ecología.
   Plantea, en su lírica, la irrefrenable destrucción del hábitat planetario creado por Dios para residencia del ser humano y de todas las especies que lo comparten.
   Critica la degradación y avasallamiento de culturas indígenas, derivadas de la devastación de sus hábitats naturales, y el abandono inhumano de naciones y etnias pobres. También denuncia, amorosa y nostálgicamente,  el desaparecido edén de la huerta murciana de mi infancia  y las abandonadas formas ecológicas de cultivar y laborar aquel irrecuperable vergel.
   Es también un canto de amor esperanzado a las maravillas naturales que aún nos rodean, prioritariamente las del reino arbóreo-vegetal. Cuya multiforme belleza y abandono  a los designios del cielo nos revitalizan el cuerpo y ensanchan el alma en su cercanía. El principio ecológico que traspira todo el poemario, y que brota como cristalino acuífero de mi corazón, es el deber de salvar la Tierra por ser el regalo de Dios
para albergar al ser humano ya todas las formas de vida que nos acompañan en los reinos animal, vegetal, marino, fluvial, aéreo  y mineral. 


UN GRITO AL SILENCIO

   Un grito al silencio es la expresión de una vida. La plasmación en papel de la metafísica de una existencia. Es un libro que habla de sentimientos, que conjuga los hechos y las emociones, escritos desde el estremecimiento, con versos que acarician el alma. La dureza y la ternura se transponen y se mezclan en la perspectiva de la autora, que desde su panóptico nos ofrece su visión del mundo y de su vida.


MUJERES DE CRISTAL

   Mientras traducía el poemario de Virtudes Reza, Mujeres de Cristal al francés, observé cuatro niveles de lectura: la temática de la violencia de género, la percepción poética de la feminidad, la estructura retórica en que se expresa esa violencia y la experiencia inconsciente que genera el retrato de la mujer mancillada por su pareja. Esta observación la destaca el análisis  del discurso anterior a la traducción. Mujeres de Cristal está basado en una isotopía fundamental: una solventada condena de la violencia de género, encarnada en la voz de la narradora (mujer ultrajada) y su deseo inminente de liberarse de las garras de su verdugo, decidida a llevar el motín del silencio a sus extremos. Me gustaría mostrar en otra ocasión cómo se constituye y se disemina dicha isotopía en esta interesante obra.

De momento aludiré solo al concepto de poeticidad y su uso en Mujeres de Cristal. Para los grandes poetas (y Virtudes Reza pertenece a esta minoría) es el arte del lenguaje que interpreta las vivencias del poeta. Nace de la relación que une dos estados existenciales: e1 del poeta (emoción, extrañeza y pasión) y el de las cosas, asimiladas subjetivamente por aquél. Leyendo Mujeres de Cristal el lector nota  que la poeta no escribe ni analiza cosas, como lo haría un científico o un sociólogo; las interpreta verbalmente disolviéndose en ellas; las destruye para luego recrearlas con su imaginación y pasión, enfocando su lado traumatizante, antes no sin infligir a la lengua distorsiones irreversibles. Porque  aquí el verbo se adapta al sentimiento y no al revés. Y Virtudes Reza utiliza consciente y magistralmente el concepto citado. Lo hace mediante la poética de la semejanza (crea imágenes de estilo para engendrar el núcleo del proceso poético: la mujer es de cristal, frágil, vulnerable, endeble pero al rebelarse es inexorablemente fuerte, valiente y cruel) y la del símbolo (logra relacionar la metáfora al mito de la mujer ofendida, dando así ocasión a la creatividad personal ya que a este nivel la lengua se hace autónoma).

Ambas poéticas (las dos caras de la poeticidad) logran transgredir e inaugurar en el poemario nuevos procesos poéticos, respectivamente. Virtudes no recurre a esas imágenes para adornar la forma e ilustrar el contenido; las adapta a su propio contexto existencial para expresar la indignación de la mujer damnificada ante el mundo, dándoles una dimensión aquí mucho más flexible, delicada y sutil.
Gracias a ello, elabora por decirlo así un lirismo intimista y a la vez una estética particular que estructuran el conjunto del poemario y constituyen su memoria.
Cabe pensar que Virtudes Reza se enmarca en la vertiente del neo impresionismo.

Ahmed Oubali,
Catedrático de semiótica de textos.


DÍAS DE SONRISA EN LAS HERIDAS

   En Días de sonrisa en las heridas, un pasajero viaja en un vehículo llamado tiempo. Es ese tiempo inmediato que se va desplegando bajo cada paso que el caminante da, buscando ser, minuto a minuto y espacio a espacio, el protagonista de su propia existencia. El viajero recrea sueños, recuerdos, fantasías, para ir conformando un ser único, capaz de detenerse ante la luz de un alba que despunta, el aroma de las flores,  o en los puntos suspensivos de un libro. Entra en el trabajo después de acariciar el movimiento de las calles y fijar en su piel momentos vividos, tamizados, eso sí, por las sensaciones cambiantes que caracterizan el estado de ánimo. A lomos de las metáforas que la vida real le ofrecen, añade paradojas y certezas a una existencia que necesita beber en un manantial que le aporte nuevo alimento en cada sorbo. Pasan las horas y ha de enfrentarse a la potente rutina y a sus embaucadoras sirenas, pero cada lugar, cada vivencia le aportan las fuerzas necesarias para vencer el desaliento, que la desilusión de los fracasos de las personas le infligen. El viajero busca el lado humano de la acción del hombre, y en ese lugar encuentra el sosiego y felicidad, ingredientes determinantes para seguir su camino. Se sabe dueño de sus decisiones y plenamente consciente de que la felicidad no está en la meta sino en el viaje hacia la misma.


LAS FLORES DEL CAMPO NO QUIEREN MACETA

   Éste es un libro de poemas divertido (hay mucho sentido del humor), sentimental (desfilan emociones), con referencias culturales (libros, filósofos, escritores, canciones), con uso de la rima y la métrica (para convocar la llegada de la música), hay poemas y poemos, poemás y poemenos, también poemas rupestres. Con ellos se piensa, se siente, se vuela, se ríe, se emociona, se embelesa, se acojona, se pellizca. En ellos está la vida sin conservantes ni colorantes, con pelos y señales, con su ton y con su son.


PÁGINAS SUELTAS DE UN LIBRO DE AMOR

   Páginas sueltas de  un libro de amor surgió de un sueño. Un sueño que tuve una noche de finales del invierno cuando la primavera surcaba el horizonte.
   En ese sueño vi un árbol, un enorme y bello árbol cuyas hojas estaban escritas con frases y dibujos. Cada frase, cada dibujo, eran sentimientos y emociones de una vida, de la mía o la de cualquier ser humano.
   Al despertarme me sentí llena de paz y armonía. Fue entonces cuando comencé a plasmar sobre papel esas frases y esos dibujos que vi en mi sueño. Algunos surgieron pronto como si quisieran volver a la vida, otros decidieron permanecer ocultos para siempre y perderse en el olvido.
   Este libro es un libro de sueños y de ganas de vivir. Un libro donde la edad no tiene importancia ni cabida. Y donde la fuerza interior que todos llevamos es la verdadera protagonista de nuestro destino y de nuestros sueños.


POESÍA INCOMPLETA

   TRES POEMARIOS del poeta más vanguardista de su generación, el único que ha sido capaz de darle verdadero sentido y significado a este tipo de poemas que se empezaron a hacer en los años 50 ó 60, con la llegada de los ordenadores (con música rara).
VIENE A TODO LUJO CON COLORES y cambios de tamaños y forma de las letras (unos 32 experimentales).
También hay unos 45 poemas normales.

DEL MISMO AUTOR

INCONTINENCIA CREATIVA


NO TARDES EN VOLVER A LA CRISTALERA DEL TIEMPO

   El mundo poético de Virtudes Reza es amplio, profundo y aborda diversos temas. En este poemario, No tardes en volver a la cristalera del tiempo, nos ofrece una selección de poemas arracimados en torno al tiempo, algo que ella contempla con atención para intentar asimilar ese paso de los años que a nadie deja indiferente. Agrupa sus poesías en torno a cinco categorías: “La perspectiva del tiempo”, “Tiempo esférico”, “Tiempo en metamorfosis”, “Microtiempos” y “El cristal del tiempo”.
   Todas ellas son de verso y métrica libre en donde Virtudes se mueve como pez en el agua, excepto “Microtiempos”, compuesta por veintitrés haikus. El tiempo como concepto está presente en todo el poemario como contenedor de sentimientos que van desde la nostalgia hasta la esperanza, desde el amor hasta el desamor, desde la zozobra a la ilusión, desde el anhelo hasta la angustia. Poemas que surgen desde el interior compuestos por versos no descodificados por el filtro de la racionalidad. En ellos se observa la influencia de Poe y de Dalí, mecidos por la elegancia de los poetas andaluces, con un resultado sorprendente por su frescura y su originalidad.
   Preparaos para bucear en las páginas de este poemario, un libro desde el que disfrutar y reflexionar a través de los sentimientos de la mano de la maestría de Virtudes Reza.


VESTIDA DE SOL

 

   Nunca he escrito novelas, ni siquiera la que desde hace años me ronda con las musas por la imaginación. Me zambullí literariamente en los cuentos y descubrí el secreto de su magia. Esta magia la llevé por escenarios, intentando llegar al interior de cada persona que me escuchaba y dejar un poquito más abierta la imaginación y la fantasía que encierra este género literario, con la única intención que la del propio cuento.

   La poesía la escuchaba como el blues. Y me sonaba bella. Lo que nunca imaginaba es que el leer y escribir poesía era lo que más me iba a gustar de la literatura, donde las palabras juegan a mezclarse en pura belleza que sale del interior de cada uno para posarse de nuevo en el interior. Sus palabras pueden desgarrar, o pueden alentar, o llenar lo cotidiano con una nueva visión más enriquecedora, puede hacer palpitar a ritmo de blues. Aprovecho para expresar un deseo: Que el mundo no se olvide que la poesía también cura.