POESÍA TRADICIONAL Y FOLCLORE

ESTA PÁGINA CONTIENE INFORMACIÓN DE

   * RUBIO SUÁREZ, Samuel  

     Colección de cantares de San Pablo de los Montes, Toledo (2014)

   * GONZÁLEZ DE LA CRUZ, Juan

     De mi corazón al pueblo (2014)

     Con semillas sulfatadas (2018)


GONZÁLEZ DE LA CRUZ, Juan

     Mi vida en unas líneas:

    Nací en Pulgar, pueblecito de la provincia de Toledo, el 12 de marzo de 1945, en el seno de una familia humilde. Antes de pronunciar correctamente las palabras mi padre me enseñó a leer, de modo que cuando fui a la escuela, justo el día que cumplía los seis años, me presenté con un libro que casi no podía con él; al verme el maestro con ese mamotreto en las manos en lugar de la correspondiente cartilla, me preguntó dónde iba con aquello. Yo, lógicamente, le dije que era para leer; él se sonrió y, llevándome a su mesa, me dijo: “Vamos a ver, Juanito, léenos algo de este hermoso libro que portas con tanto entusiasmo”. Lo abrí y quiero recordar que leí aquello de: “Había nevado copiosamente sobre la llanura rusa”. Así fue cómo comenzó mi aventura en la Escuela, que se prolongaría hasta poco después de cumplir los once años, que fue cuando terminó mi carrera como estudiante.
      Siempre fui un niño inquieto y revoltoso, en una palabra, malísimo, como entonces se decía de los niños que, como yo, se declaraban en rebeldía a temprana edad. Pero, cosa curiosa, el sitio donde jamás tenían que llamarme la atención era precisamente en la Escuela.  
     Al poco de cumplir los diez años comenzó mi vida laboral como trillador. A partir de entonces y, hasta los veinticinco años, hice de todo; porquero, zagal borriquero, vaquero, pastor de ovejas, jardinero, gañán… y, por último, tractorista.
    Cuando hacía de pastor de ovejas, con catorce años, animado por un hijo del mayoral, me hice alumno de la Academia por correspondencia CCC, así me saqué el diploma de Cultura General y Taquigrafía y me hice socio de la Revista Cultural CCC, revista que recibía todos los meses. En honor a la verdad tengo que decir que a través de dicha academia y club aprendí muchísimas cosas, aunque me costaba Dios y ayuda pagar la cuota mensual, unas setenta pesetas.
     Hice el servicio militar en el Ejército del Aire en Madrid y, como solía ocurrir con la Mili,  no me sirvió de nada. Si algo saqué de positivo en mi paso por la capital de España fueron los descubrimientos que hice de cierta cultura a través de los largos paseos por sus calles, sobre todo quedándome extasiado ante los escaparates de las librerías. Había una en la Gran Vía donde me pasaba las horas muertas mirando con los ojos como platos.
   Me recreaba caminando por la Cava Baja, plaza de Benavente, plaza de Santa Ana, calle del Prado, Echagaray,… y en alguna taberna de las muchas que por allí había; si mi economía me lo permitía me tomaba un chato de vino y al mismo tiempo disfrutaba del ambiente escuchando la música de un violín, un acordeón y, las más veces, una guitarra.
     Qué bonito era todo aquello, pero a mí Madrid para la vida cotidiana no me gustaba nada, así que retorné a la dehesa.
     En el año 1969, me casé, y un año después, por no querer comulgar con ruedas de molino, me marché del campo y me embarqué en la aventura de la venta de coca-cola, donde por desgracia pasados quince años tuve que jubilarme por enfermedad.
      Al principio lo llevé bastante mal, pero después de una  reprimenda de mi médico me dediqué, con  ahínco, a leer a Blasco Ibáñez, Irving Wallace, Charles Dickens, León Tolstoi, Alejandro Dumas, Cervantes, Víctor Hugo… Hasta que cayó en mis manos Benito Pérez Galdós, ¡qué delicia!
     Después llegaron a mí Espronceda, Rosalía de Castro, Gabriel y Galán, García Lorca, Calderón, Lope de Vega, Santa Teresa, los Machado…, y para postre, Miguel Hernández. Quiere decirse, de todo un poco.
   Quiero poner de manifiesto que el libro que en más estima tengo es Fábulas de Samaniego, libro que me regaló mi padre cuando con poco más de siete años hubieron de ingresarme en el Hospital Provincial de Toledo (entonces de la Beneficencia)  con una grave afección renal.
     A los 59, con ocasión del nacimiento de mi nieto Sergio, escribo “El Cagoncete” y lo pongo música y ritmo de sevillanas para cantarlas acompañado de toda la familia el día que el niño cumplió el año. Este fue el comienzo de mi aventura como emborronador de cuartillas y despilfarrador de papel y tinta.
     Siempre fui romántico y enamoradizo, eso creo que se nota en todo lo escrito en este libro. Mi mujer, a la que amo profundamente, ha sido mi inspiración más importante en lo referente al amor.
    La guitarra para mí es algo que forma parte de mi vida, sin ella es probable que mis últimos treinta años hubiesen sido diferentes.
     No concibo un día sin leer aunque no sean más que dos páginas, hasta el punto de que la pastilla para dormir cuando me encontraba en la UCI del hospital la sustituí por un libro, y el personal facultativo lo aprobó por unanimidad y lo aplaudió.
    Estuve muchos años en contacto con la naturaleza, ya fuese pastoreando o haciendo sufrir a la tierra con el arado. Conocía donde anidaban todo tipo de pájaros y, a veces, entendía su lenguaje. Siempre amé esa orquesta sinfónica que sonaba en el encinar o en el soto y que se mezclaba con el instrumento musical que formaban las aguas claras de los arroyos, porque no hay ningún auditorio donde se escuche una música tan sublime. Porque no hay nada más hermoso que el canto del ruiseñor de madrugada. Quien no haya escuchado uno de esos conciertos,  respirando el aroma de la sierra, no sabe lo que es disfrutar de la vida. La Naturaleza es la mejor compositora de todos los tiempos y la directora de orquesta que más libertad da a sus intérpretes.


RUBIO SUÁREZ, Samuel y RUBIO, Florentino


      Florentino Rubio Crespo (San Pablo de los Montes, 1943) perteneció a esa generación de españoles, tenaz y luchadora, que protagonizó, con su juventud y entusiasmo, la gran emigración del entorno rural a las principales ciudades. En ellas pareció disolverse toda la cultura y tradiciones de esta gente que, bajo “el progreso”, se vieron obligados a abandonar; aunque no en vano, pues ellos fueron los creadores, los pioneros, en el modo de vida de la ciudad española actual. El tiempo no se detuvo, y las comunicaciones y  los transportes siguieron mejorando, hasta homogeneizar entorno rural y gran ciudad, culturalmente. Pero a Florentino siempre le pareció un alto precio perder y olvidar ese mundo que él, durante la primera etapa de su vida, vio terminar; un mundo que era otro ejemplo más de la capacidad de adaptación y de la creación cultural de aquellos castellanos de alma, labrados como la tierra y libres como las alas. Por esto, se propuso, junto con su hijo, rescatar parte de aquel estilo de vida, en particular, el mundo del “cantar”, del que él, siempre que pudo, participó.

   Samuel Rubio Suárez (Madrid, 1978), hijo de Florentino, siempre tuvo un extraño amor por lo antiguo, alimentado por una curiosidad innata. Durante su vida universitaria, aunque científica, siempre se relacionó y estuvo en contacto con amigos de  las facultades de filología hispánica, historia y filosofía, lo que le ayudó a leer más. Así, se propuso escribir junto a su padre este primer libro, que retrata un antiguo ingenio, entretiene al actual, es fiel a una historia y, además, sirve para cantar.